banner_contratotierra

Parte 1/3

gotinenelcampo

bsuscribete1

En el año 2001, el Colegio Público de Hurchillo puso en marcha una medida innovadora para aunar voluntades en pro del medio ambiente. Se configuró entonces un Decálogo que recogía el Contrato Educativo de la Tierra con el objetivo de que fuera suscrito por un millón de niñas y niños de entre 3 y 16 años. En aquella primera fase colaboró FAPA Gabriel Miró poniendo a disposición de centros escolares de toda España Contratos Educativos de la Tierra, para su firma y posterior envío al colegio de Hurchillo. El objetivo de un millón de firmas fue ampliamente superado, y significó que por primera vez en el mundo más de un millón de escolares se comprometieran personalmente a cuidar el entorno y la Tierra. La iniciativa supuso para el centro escolar dos premios nacionales de Medio Ambiente y un premio nacional de educación.

El Contrato Educativo de la Tierra

gotinenelaguaEl Contrato de la Tierra es un documento confeccionado por el escritor oriolano Pepe Vegara y tiene como objetivo concienciar a los ciudadanos de la importancia de conservar el planeta desde mediadas ambientales muy concretas y cercanas. El Contrato esta formado por un decálogo de principios que el ciudadano asume como un compromiso individual hacia su entorno “La tierra es mi casa gigante. En ella tengo que vivir y convivir. En ella crezco y aprendo, juego y río. En ella tengo que ser feliz. Por eso me comprometo a cuidarla. Cuidar la tierra será de hoy en adelante uno de mis trabajos. Allí donde esté pondré mi granito de arena para que nuestro planeta sea un poco más habitable cada día”.